Coaching empresarial

Hace muchos años la palabra “coaching” sólo se conocía en el ámbito deportivo, refiriendose a la actividad de los entrenadores y preparadores físicos. Esa persona encargada de no sólo darte las directrices, enseñarte estrategias y formas de ganar un juego, sino tambien de motivarte y aconsejarte. Hoy en día la palabra coaching denota otro tipo de definiciones dentro del ámbito empresarial. No existe una definición establecida pero en varios textos se describe el coaching como el arte de facilitar el buen rendimiento, aprendizaje y desarrollo empresarial de otro individuo con el objetivo de alcanzar metas específicas.

Seamos prácticos

Suena bonito, muy dinámico e inspirador, pero si lo aterrizamos un poco más a nuestro contexto latinoamericano, podemos decir que el coaching es la forma de apoyar a tus colaboradores a lograr objetivos concretos manteniendo la eficiencia ante todo. Lo mejor de todo es que no tienes que ser un experto para aplicarlo y puede ser en ambas vías. Cuando me refiero a la parte bilateral del proceso es que podemos aprender de todos en todo momento, incluso de nuestros empleados. Podemos hacer coaching en ambas vías sin que eso nos desprestigie como jefes.

El objetivo principal del coaching empresarial es de generar conciencia y comportamientos adecuados para alcanzar las metas. Genera en los empleados una mejor percepción sobre su rol y la importancia de su trabajo para alcanzar el éxito de la organización. No es una cuestión de indicarle que hacer y a donde ir, sino más bien es un tema de darle un empujón en la dirección correcta e impulsar buenas prácticas administrativas, para que pueda confiar en sus conocimientos, habilidades y tomar mejores decisiones por sí mismo.

“Contrata a los mejores y déjalos hacer lo que saben. Si no, contrata a los más baratos y que hagan lo que tú dices.” Warren Buffet

¿Qué opinas?

Top