Retos de una pareja emprendedora

Sabemos bien que ingresar al mundo de los negocios es bastante difícil, dado que la competencia al tener posiciones consolidadas es muy difícil de superar. Se requiere de mucho tiempo, esfuerzo e inversiones para ganar cierto prestigio en el mercado y conseguir tener un emprendimiento exitoso.

Si referimos el nacimiento del negocio a una pareja de emprendedores, aumentamos los conflictos que deben enfrentar estos, ya que no todo se basa en la logística y la estrategia de mercado, sino en el trabajo mancomunado que se debe tener para lograr las metas planteadas.

La operatividad genera gran cantidad de estrés para ambas partes, expone retos que demandan una serie de cualidades muy puntuales tanto para el negocio como la familia, agotando en algunos casos la paciencia de la pareja y llevando al fracaso el emprendimiento.

Es fundamental delegar a partes iguales, o al menos en las fortalezas propias de cada quién, las tareas más demandantes, no solo se deben atender las condiciones operativas del negocio, es obligatorio establecer un inventario, control de inversiones e ingresos, y elaborar una estrategia de mercadeo que permita darse a conocer entre la competencia.

Las aspiraciones y actitudes deben ser compartidas para no fracturar el equilibrio de la relación, ya que, al no concordar la mentalidad financiera, se pueden presentar situaciones de conflicto que lleven a la ruina el negocio, y afecten la estabilidad familiar, por ello es necesario pensar bien las metas y expectativas antes de comenzar a pensar en el establecimiento de una empresa.

La apertura de un negocio y el emprendimiento producen costos muy altos, por lo cual se hace necesario establecer las posibilidades de la pareja en cuanto al financiamiento del proyecto, de esta forma se evitan malentendidos en un futuro, y se pueden sortear baches económicos fácilmente.

¿Qué opinas?

Top